.

.

viernes, 21 de noviembre de 2008

Los Viernes, una fotografía antigua


Fotografía de Remigio Gandásegui, Arzobispo de Valladolid
entre los años 1920 y 1937.

Es considerado como el artifice de la renovación de la Semana
Santa de Valladolid. En 1920, desarrolló una importante labor
con la colaboración del arquitecto e historiador Juan Agapito
y Revilla y del entonces director del Museo Provincial de Bellas
Artes (hoy Museo Nacional de Escultura) Francisco de Cossío.


Gandásegui apoyó la creación de nuevas cofradías, además
de las cinco ya existentes por aquella época (Vera Cruz, Pasión,
Angustias, La Piedad y Nazareno).
Cofradías como las de la Preciosísima Sangre (1929), Las Siete
Palabras (1929), Ntro. Padre Jesús Atado a la Columna (1930)
o la Cofradía del Santo Entierro (1931) nacieron tras la
aprobación del prelado.

También fue el impulsor de nuevas procesiones, que siguen
celebrandose en la actual Semana Santa, como la del "Via Crucis
Procesional" o la de "Penitencia y Caridad", conocida como
"la de la cárcel".
En cuanto a la Procesión general del Viernes Santo, las procesiones
se iban multiplicando en torno a ese gran desfile, poniendo énfasis
las crónicas en la gente que se apiñaba en las aceras y abarrotando
los balcones, toda ella "calada de silencio".
Así Gandásegui consolidaba la idea de esta procesión general como
un recurso didactico muy interesante para exponer ordenadamente
los principales acontecimientos de la Pasión de Cristo.

Resulta necesario advertir que Gandásegui ni fue el inventor de la
misma, ni tampoco su restaurador, pues se venía celebrando de
forma ininterrumpida desde los primeros años del siglo XX.
Sin embargo, con su nuevo planteamiento, se consolidaba un
concepto diferente para ella, después de que los pasos hubiesen
nacido para incitar a la piedad y nunca como capítulos de una
catequesis para "analfabetos".



Remigio Gandásegui falleció pocas semanas después de los días
de Pasión del año 1937, concretamente el día 16 de mayo.



En la actualidad, una placa en la fachada de la Iglesia de las
Angustias recuerda al Arzobispo restaurador de la Semana Santa
vallisoletana, así como una calle con su nombre, en el entorno de
la Iglesia de la Antigua y la Catedral.













Fotografía incluida en el programa de la Semana Santa de
Valladolid del año 1924.

(Para ver la foto mas grande, pinchad sobre ella)












Podeis mandar vuestras fotografias de la semana santa de Valladolid
a blogsemanasantavad@hotmail.com

3 comentarios:

Luis Alfonso dijo...

La Semana Santa sin Gandásegui sería una totalmente diferente a como l aconocemos ahora. Pudiera haber casi desaparecido o podría haberse reforzado en torno a las Penitenciales, eso nunca lo sabremos, lo que si sabemos es que hay mucho que agradecerle para que hayamos podido conocer la Semana Santa actual.

Administrador Semana Santa en Los Silos dijo...

Si no fuera por él...

Un saludo.

noe dijo...

Muy interesante lo de Remigio Ganásegui yo no sabia esta historia y me a parecido interesante saber que gracias a el la semana santa sigue hay